Categorías: Oftalmología

Los ojos también pueden sufrir algunos tipos de tumores y, aunque la mayoría son benignos, es importante detectarlos a tiempo.

En este post te contamos todo lo que debes saber sobre los tumores oculares: qué son, causas, síntomas, tratamiento y prevención.

¿Qué son los tumores oculares?

Los tumores oculares son alteraciones en los tejidos que pueden manifestarse en los párpados, en el ojo o en la órbita.

Este tipo de lesiones pueden ser benignas o malignas, aunque en la mayoría de los casos son benignas. No obstante, los tumores oculares, aunque sean benignos, pueden aumentar de tamaño con el tiempo y producir problemas de visión a causa de la compresión de otras estructuras cercanas.

Según la ubicación del tumor podemos distinguir los siguientes tipos:

  • Tumores palpebrales: son bastante comunes y normalmente suelen ser benignos. Pueden confundirse con otras lesiones, como los orzuelos.
  • Tumores intraoculares:

– Melanoma: puede producirse en varios tejidos, pero el que se localiza en la coroides es el tumor maligno ocular primario más común en los adultos.

– Retinoblastoma: es el tumor ocular maligno más frecuente en la infancia. Es muy agresivo, por lo que es fundamental diagnosticarlo y tratarlo lo antes posible.

– Hemangioma: es un tumor benigno que puede tener varias localizaciones (párpados, retina, órbita…). Puede afectar a la visión si su crecimiento afecta al eje visual, al nervio óptico y/o a la mácula.

  • Tumores orbitarios: este tipo de tumores son menos frecuentes, pero pueden ser de gravedad y provocar disminución de la visión o visión doble.

Causas de los tumores oculares

La mayoría de los tumores oculares no están asociados a ningún factor de riesgo. No obstante, los retinoblastomas puedes tener un componente hereditario.

En determinadas ocasiones pueden venir asociados a un síndrome más complejo, ser secundarios a una extensión desde áreas cercanas o ser debidos a un proceso de metástasis.

Por otro lado, un porcentaje relativamente alto de tumores palpebrales están causados por la exposición solar y suelen presentarse en personas con un fototipo cutáneo determinado. En estos casos, la piel clara sí que es un factor de riesgo.

Síntomas de los tumores oculares

Generalmente la mayoría de los tumores oculares son asintomáticos, por lo que pueden pasar desapercibidos en fases tempranas.

Las señales de alerta dependerán de la localización del tumor:

  • El retinoblastoma aparece como una mancha blanca en la pupila (leucocoria). Otros síntomas pueden ser: ojos no alineados, estrabismo, pupila más grande de lo normal o pérdida de visión. Este tipo de tumor en la mayoría de los casos afecta a niños menores de dos años.
  • El tumor palpebral se manifiesta con la aparición de bultos, nódulos o úlceras en la piel que causan molestias oculares. Se suelen localizar de forma frecuente en el párpado inferior.
  • El tumor orbitario produce dolores o alteraciones oculares, disminución de la visión, exoftalmos o proptosis (ojos saltones o más salido) o visión doble.

Tratamiento de los tumores oculares

El tratamiento dependerá del tipo de tumor, del tamaño y de la localización. Puede estar fuera o dentro del globo ocular. En función de cada caso puede ser necesario aplicar láser o realizar una cirugía, radioterapia o quimioterapia.

En los tumores benignos no suele ser necesaria la extirpación quirúrgica, salvo que produzcan pérdida de visión u otros problemas oculares, mientras que los malignos normalmente sí que requieren ser extirpados, mediante una cirugía oculoplástica de precisión.

Las lesiones malignas pueden volver a aparecer con el tiempo, por lo que es primordial que una vez tratadas se realice un seguimiento periódico.

Tumor ocular Clínica Medina Tenerife

Antes y después de un tumor ocular en Clínica Medina en Tenerife

¿Un tumor ocular se puede prevenir?

Los tumores oculares no se pueden prevenir, salvo los Carcinomas Basocelulares que aparecen en los párpados y están relacionados con la exposición solar. No obstante, la mejor prevención es realizar revisiones periódicas a partir de los 40 años para que el oftalmólogo pueda explorar el fondo del ojo y la región periocular y detectar un tumor a tiempo. Un diagnóstico precoz es vital.

Asimismo, es importante seguir las siguientes recomendaciones:

  • En caso de detectar una especie de cortina fija que obstaculiza la visión se debe acudir lo antes posible al especialista para que realice una exploración.
  • Proteger los ojos de la exposición solar, utilizando gafas de sol adecuadas para evitar tumores palpebrales.

Si tienes cualquier duda sobre los tumores oculares, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales.

En la Clínica Medina en Tenerife contamos con los mejores profesionales de la Oftalmología y de la Medicina Estética Facial, quienes te ofrecerán una atención personalizada y de calidad.

Más post que podrían interesarte

TU CLÍNICA EN TENERIFE
En la Clínica Medina ponemos a tu disposición tratamientos especializados en oftalmología y medicina estética facial.
Contacta con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.
PIDE UNA CITA