Categorías: Oftalmología

La ptosis palpebral es uno de los problemas oculoplásticos más comunes, por eso en el post esta semana te contamos en qué consiste la ptosis palpebral, cuáles son sus causas y síntomas, así como su tratamiento.

¿Qué es la ptosis palpebral?

La ptosis palpebral o párpados caídos, también conocida como blefaroptosis, hace referencia a la caída del párpado superior. El descenso del párpado puede llegar a tapar la pupila y limitar la visión, dando lugar a un problema de salud y de estética.

Esta patología se produce habitualmente por una disfunción del músculo elevador, lo que impide abrir correctamente los ojos. Puede afectar tanto a adultos como a niños, aunque su incidencia es mayor en los adultos.

Ptosis palpebral: causas, síntomas y tratamiento de los párpados caídos

Antes y después de la cirugía de ptosis palpebral en Clínica Medina en Tenerife

Tipos ptosis palpebral

Existen distintos tipos de párpados caídos. Los detallamos a continuación:

Ptosis unilateral o bilateral

En la mayoría de los casos la ptosis es unilateral. Suele afectar a un solo párpado. Pero en otras ocasiones, la ptosis es bilateral y afecta a ambos párpados.

Ptosis aponeurótica

Se trata de la ptosis más común. Se produce por el envejecimiento de los tejidos de los párpados, ocasionando que el músculo elevador se debilite, causando la caída del párpado.

Ptosis congénita

La ptosis congénita es aquella que se padece desde el nacimiento.

Normalmente se relaciona con un desarrollo anormal del músculo que se encarga de la elevación del párpado.

Ptosis mecánica

Ocurre, por ejemplo, cuando existe un quiste o tumor en el párpado superior, lo cual provoca una caída mecánica del mismo.

Ptosis neurogénica

Este tipo de ptosis se caracteriza por una falta de estímulo nervioso en el músculo. Puede aparecer en adultos y en niños. Un ejemplo de este tipo, en la edad pediátrica, es el Síndrome de Marcus Gunn.

Ptosis miogénica

En este caso existe una afectación directa del músculo elevador del párpado,  que hace que no pueda realizar bien su función e impide que el párpado superior mantenga su posición.

Causas de la ptosis palpebral

Como ya hemos comentado en este post, la ptosis puede ser congénita o adquirida, debido al envejecimiento. Son numerosas las causas que pueden provocar la caída de los párpados. Algunos ejemplos son:

Síntomas de la ptosis palpebral

Los síntomas de la ptosis palpebral pueden variar según la gravedad, pero estos son los más comunes:

  • Caída del párpado superior, de forma total o parcial sobre el ojo.
  • Reducción del campo visual e interferencia en la visión en los casos más graves.
  • Aumento del lagrimeo.
  • Forzar la cabeza y el cuello para poder ver mejor, lo cual puede derivar en dolores cervicales crónicos.
  • Elevación de las cejas para compensar la caída del párpado, ocasionando dolores de cabeza por hiperfunción del músculo de la frente.
  • Necesidad de levantar el párpado con el dedo para facilitar la visión.
  • Asimetrías antiestéticas de un párpado con respecto al otro.

En los niños es fundamental estar atentos a estos síntomas, ya que si la ptosis palpebral no se trata a tiempo podría derivar en ojo vago o ambliopía. El diagnóstico precoz en la edad infantil es la base para desarrollar una buena visión durante el crecimiento.

Pronóstico de la ptosis palpebral

El pronóstico de la ptosis depende de la causa. Puede mantenerse constante, empeorar con el tiempo o ser intermitente.

No obstante, el pronóstico es bueno si se trata con cirugía, ya que se restaura la apariencia y el funcionamiento del párpado, como veremos a continuación.

Tratamiento de la ptosis palpebral

Primero se realizará una historia clínica completa. Debemos conocer el momento, modo de aparición del problema y los síntomas para determinar la causa y recomendar el tratamiento más adecuado, según el grado de afectación visual.

Con el tratamiento de la ptosis palpebral se recuperará el campo visual perdido, al elevar de nuevo el párpado, al mismo tiempo que mejora la apariencia física.

En la mayoría de los casos es necesaria la cirugía para resolver el problema. El cirujano oculoplástico escogerá la técnica adecuada para cada paciente. En adultos se realiza bajo anestesia local y de forma ambulatoria. La intervención suele durar 30 – 40 minutos y consiste en restaurar la función normal del párpado, a través de una mínima incisión en el pliegue palpebral, sin dejar cicatriz visible. El resultado y la recuperación suelen ser rápidos.

Cirugía Palpebral IG

Antes y después de la cirugía de ptosis palpebral en Clínica Medina en Tenerife

En el caso de niños con riesgo de ojo vago, la intervención correctora de la ptosis se realiza con anestesia general. Además de la cirugía, los casos de ptosis congénita pueden requerir tratamientos complementarios, como parches en el ojo, gafas o gotas para estimular el ojo más débil.

Cirugía de ptosis congénita

Antes y después de la cirugía de ptosis palpebral congénita en Clínica Medina en Tenerife

¿Se puede prevenir la ptosis palpebral?

La ptosis palpebral no se puede prevenir pero, si se diagnostica en fases tempranas, se evitará la afectación grave del campo visual y los problemas estéticos y de autoestima.

Asimismo, la corrección de esta patología puede prevenir problemas asociados, como dolores cervicales o tortícolis.

Si tienes cualquier duda sobre la ptosis palpebral o párpados caídos, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales.

En la Clínica Medina en Tenerife contamos con los mejores profesionales de la Oftalmología y de la Medicina Estética Facial, quienes te ofrecerán una atención personalizada y de calidad.

Más post que podrían interesarte

TU CLÍNICA EN TENERIFE
En la Clínica Medina ponemos a tu disposición tratamientos especializados en oftalmología y medicina estética facial.
Contacta con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.
PIDE UNA CITA