Categorías: Oftalmología

Las inflamaciones oculares repentinas pueden resultar bastante comunes y afectar a los ojos y/o los párpados. Estas pueden llegar a aparecer sin sufrir traumatismos en la zona, por lo que la incertidumbre nos lleva a preguntarnos las causas y el tratamiento de estas afecciones.

En primer lugar, las lesiones inflamatorias oculares pueden causarlas dos tipos de enfermedades:

  • Enfermedades oculares.
  • Enfermedades no oculares, pero que pueden llegar a afectar a la zona.

Es importante distinguir las causas de las lesiones para acudir al especialista adecuado. Por ese motivo, esta semana en Clínica Medina te explicamos las causas y los tratamientos de las diferentes enfermedades que provocan la hinchazón de ojos.

Causas de la inflamación de los ojos

Los ojos inflamados, generalmente, presentan a su vez párpados hinchados. La hinchazón puede generarse, tanto en el párpado superior como en el párpado inferior, y estar causada por una acumulación de líquido en el tejido que rodea los ojos. Cuando presentamos síntomas tanto de hinchazón en el ojo como en el párpado quiere decir que las dos afecciones han sido provocadas por la misma causa.

La inflamación de ojos y/o párpados puede ser bilateral o unilateral. Es perfectamente normal presentar un ojo hinchado y el otro no. Las estructuras oculares son independientes, por lo que cada ojo puede reaccionar de manera diferente ante un agente externo.

No existe una sola causa que inflame los ojos, pueden deberse a diferentes enfermedades. En este caso haremos la misma distinción entre enfermedades oculares y enfermedades no oculares.

Enfermedades oculares

La inflamación de ojos en su mayoría suele ser un síntoma pasajero y poco doloroso. Sin embargo, puede ser un síntoma de enfermedades más preocupantes como la blefaritis. Por esta razón, es importante acudir al oftalmólogo de manera inmediata, si se presentan síntomas, y empezar el tratamiento de la enfermedad lo antes posible.

Las enfermedades oculares que más comúnmente causan ojos hinchados son las siguientes:

Blefaritis

Consiste en la inflamación del párpado que puede causar la obstrucción de las glándulas de Meibomio y la formación de orzuelos. Las bacterias que causan la blefaritis suelen aparecer por la acumulación de cosméticos, como cremas o maquillaje, en el borde del párpado.

Para prevenirla es importante mantener una adecuada higiene palpebral, limpiando diariamente los márgenes palpebrales con toallitas especiales.

Realizar una correcta limpieza facial y del área ocular es importante para prevenir la blefaritis o prevenir su brote. Cuando esta condición provoca síntomas muy molestos, se puede optar por compresas frías y compresas para aliviar y mejorar los ojos inflamados. En algunos casos se necesita una pomada antibiótica, si la estructura de tu ojo se infecta.

Chalazión

El chalazión, también conocido como quiste de Meibomio, es una inflamación granulomatosa crónica y estéril de las glándulas de Meibomio. Esta inflamación produce un bulto que se forma en el párpado superior o inferior, como consecuencia de una acumulación de grasa en las glándulas del Meibomio.

Un chalazión a menudo se confunde con un orzuelo. Para diferenciar los dos bultos, es importante saber que un orzuelo es muy doloroso y se parece mucho a un grano. Por el contrario, un chalazión es un quiste pequeño que no duele al tacto y no tiene una mancha blanca en el centro de su circunferencia.

Alergias oculares

Las alergias oculares ocurren cuando nuestro sistema inmunológico reacciona de forma exagerada a un cuerpo extraño. Aparecen cuando nuestros ojos segregan mediadores químicos para protegernos de los alérgenos.

El mediador más común es la histamina, que hace que los vasos sanguíneos de los ojos se dilaten e hinchen, haciéndonos sentir picor y enrojecimiento.

Conjuntivitis vírica o bacteriana

La conjuntivitis es una infección vírica o bacteriana la capa más superficial del ojo. Tanto la conjuntivitis viral como la bacteriana son causas comunes de inflamación de ojos y párpados y deben tratarse de inmediato para prevenir complicaciones mayores.

La conjuntivitis también puede ser causada por alérgenos. Esto sucede cuando los ojos entran en contacto directo con alérgenos, como el polen o los ácaros. En este caso, es necesario tratar la inflamación de los párpados con un colirio antihistamínico recetado por un médico especialista.

Los colirios antibióticos son precisos cuando la conjuntivitis es infecciosa. Es importante tratar esta infección adecuadamente para evitar que las bacterias y los patógenos se propaguen dentro del ojo y que la conjuntivitis se convierta en un problema crónico o mayor.

Orzuelos

El orzuelo es un absceso causado por una infección bacteriana que afecta a una o más glándulas cercanas a la base de las pestañas (glándulas de Meibomio, Zeiss o de Moll). Produce una inflamación aguda localizada en el párpado. Existen dos tipos de orzuelo:

  1. El orzuelo externo: provocado por un absceso estafilocócico del folículo piloso de una pestaña y de su glándula sebácea asociada (Zeiss o Moll). Suele afectar mayoritariamente a los niños.
  2. El orzuelo interno: lesión inflamatoria aguda o absceso, causado también por la presencia de la bacteria estafilococo (Staphylococcus Aureus) en las glándulas de Meibomio.

Enfermedades no oculares

Existen causas externas a la zona ocular que pueden llegar a afectar a los ojos. Las causas más comunes que provocan una hinchazón de ojos son las siguientes:

  • Ansiedad, estrés o cansancio: el exceso de trabajo o el estilo de vida pueden tener un gran impacto en la salud de los ojos. La falta de sueño es una de las causas más comunes de los ojos hinchados cuando nos despertamos.
  • Problemas de circulación: cuando la circulación de la sangre es deficiente puede conducir a la retención de líquidos debajo de los ojos provocando que se inflamen los párpados y los ojos.
  • Edad: el paso del tiempo conlleva la pérdida de elastina y colágeno por lo que es común que se generen bolsas bajo los ojos.
  • Enfermedades hepáticas: conjunto de patologías que impiden el correcto funcionamiento del hígado que pueden dar lugar a síntomas como la inflamación de los ojos.
  • Enfermedad de Crohn: patología que afecta a diferentes partes del tubo digestivo, que puede dar lugar a úlceras o inflamación del ojo.
  • Enfermedades autoinmunes: la hinchazón en los ojos también puede ser provocada por enfermedades como el hipertiroidismo o la enfermedad de Graves.

¿Qué hacer ante una inflamación de ojos? Tratamientos

El tratamiento de la hinchazón de ojos depende exclusivamente de la enfermedad que haya causado el síntoma. Como hemos visto, existen enfermedades más leves que provocan inflamación de ojos y otras más graves. Por este motivo, es importante acudir a un especialista que pueda revisar la lesión, obtener un diagnóstico y aplicar el tratamiento oportuno. Recuerda que un diagnostico tardío puede conllevar lesiones permanentes y severas de tus estructuras oculares.

Según la causa que haya provocado la inflamación de ojos, los tratamientos más comunes son los siguientes:

  • Si el problema está causado por el cansancio, estrés o ansiedad: es necesario encontrar herramientas para gestionar y disminuir su efecto. Las más comunes son las terapias encaminadas a reducir el estrés, por ejemplo: realizar ejercicio o actividades relajantes.
  • Si el problema está causado por alergias: la solución es acudir a tu médico de cabecera para que te recete medicamentos antihistamínicos específicos.
  • Si el problema está causado por la edad: lo recomendado es someterse al tratamiento quirúrgico de blefaroplastia para eliminar el exceso de piel y/o grasa de los párpados.
  • Si el problema está causado por orzuelos y chalazión: se deben aplicar compresas tibias en los párpados para disminuir la inflamación.
  • Si el problema está causado por un chalazión persistente: a veces es necesario una intervención quirúrgica menor, pudiendo realizarse un curetaje quirúrgico y disección para las lesiones más grandes.
  • Si el problema está causado por la blefaritis crónica infecciosa o la conjuntivitis bacteriana: es necesario tratar las afecciones con colirios antibióticos para combatir la actividad bacteriana.

Además, en Clínica Medina contamos con la IPL Optilight de Lumenis, una tecnología clínicamente probada de Luz Pulsada Intensa de ojos aprobada por la FDA. Un tratamiento pionero con procedimiento seguro y preciso unido a una terapia cómoda y eficaz, para tratar a los pacientes con EOS u otras patologías de la superficie ocular (blefaritis, orzuelos, chalazions, etc). Consulta aquí qué aplicaciones de oftalmología y medicina estética facial tiene la IPL Optilight de Lumenis.

Si presentas síntomas de ojos hinchados o tienes cualquier otra duda al respecto, ponte en contacto con nosotros. En Clínica Medina en Tenerife contamos con los mejores profesionales de la Oftalmología y de la Medicina Estética Facial, quienes te ofrecerán una atención personalizada y de calidad.

Más post que podrían interesarte

TU CLÍNICA EN TENERIFE
En la Clínica Medina ponemos a tu disposición tratamientos especializados en oftalmología y medicina estética facial.
Contacta con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.
PIDE UNA CITA