Categorías: Oftalmología

La córnea es una capa externa del ojo, tiene una forma curvilínea y es transparente. Es la encargada de recibir la luz de forma directa cuando va a entrar por nuestro ojo.

Es una de las partes más sorprendentes del cuerpo humano, por su delicadeza y las funciones que desempeña. Por ello, es preciso cuidarla y hacerse revisiones periódicas oftalmológicas.

A continuación, te contamos cuáles son las enfermedades de la córnea más habituales.

Funciones y partes más importantes de la córnea

La córnea humana es muy parecida a la de los primates, pero difiere de la de algunos otros animales. La diferencia principal es que la de los humanos está compuesta por seis capas mientras que, por ejemplo, la de perros o gatos solo tiene cuatro.

Una de las funciones de la córnea es la de proteger al ojo de traumatismos e infecciones. Defiende al ojo frente a gérmenes o factores agresores externos. Y gracias a su transparencia nos permite ver con nitidez nuestro entorno.

La córnea, junto con el cristalino, tiene una gran capacidad refractiva, con una potencia óptica y unas características muy peculiares:

  • Transparente: es una capa que permite la entrada de la luz, sin ningún tipo de obstáculo.
  • Asférica: la córnea presenta una parte esférica central, pero luego se va aplanando. Es por ello por lo que acaba cogiendo una forma ovalada.
  • Avascular: prescinde por completo de vasos sanguíneos para permitir que sea completamente transparente.

Por último, sin entrar a definir en qué consiste cada uno, mencionamos las seis capas que componen la córnea, desde la más anterior a la posterior:

Qué puede causar daño a la córnea

Como hemos comentado antes, la córnea es una capa transparente, cuya función es proteger al ojo. Puede dañarse por muchos motivos, al ser la primera capa del ojo.

Algunas de las causas más comunes de que la córnea sufra algún daño son las siguientes:

  • Abrasión corneal: cuando recibimos algún golpe, la córnea es la primera que lo recibe. Los rasguños o los raspones suelen ser una de las lesiones más comunes.
  • Laceración: producir algún corte en la córnea es más habitual de lo que pensamos. Por ello, siempre se recomienda utilizar gafas cuando se realicen trabajos peligrosos.
  • Uso inadecuado o excesivo de lentillas.
  • Exposición sin protección a rayos de sol.
  • Ambientes muy secos, debido al clima, calefacción o aires acondicionados.
  • Otras causas comunes suelen ser el polvo, arena, hongos, bacterias o virus.

Cuando hemos sufrido algún daño de este tipo lo normal es que tengamos unos síntomas como dolor, visión borrosa, picor, mucha sensibilidad a la luz o lagrimeo excesivo. En caso de alguno de estas señales, deberemos acudir al médico lo antes posible.

Enfermedades de la córnea

Existen numerosas enfermedades que puede presentar la córnea. A continuación, comentamos algunas de ellas:

Úlceras corneales

Es una lesión en la capa más externa de la córnea y que afecta al epitelio. En muchas ocasiones también se ve afectada la capa de Bowman y el estroma anterior.

En muchas ocasiones suele darse por un mal uso de las lentes de contacto.

Suelen causar dolor en el ojo, rojez, inflamación en los párpados y molestias por la luz.

Edema corneal

Consiste en la inflamación de la córnea por una retención de líquidos. Una de las causas puede ser por disminución del número de células endoteliales, de origen genético. También puede deberse a traumatismos directos o por cirugía intraocular reciente.

Suele ocasionar molestias del tipo “sensación de cuerpo extraño ocular”, mucha sensibilidad a la luz y enrojecimiento.

Queratitis

También es una inflamación de la córnea, pero esta vez suele estar causada por sequedad ocular, poco lagrimeo o infecciones.

Suele tener un tratamiento sencillo si es tratado en las primeras fases, con lágrimas artificiales.

Neovascularización corneal

La creación de vasos vasculares en la córnea origina esta enfermedad. Como dijimos antes, la córnea prescinde de vasos sanguíneos para ser transparente. Esta enfermedad surge como mecanismo fisiológico ante la falta de oxigenación de un tejido. En el caso de la córnea suele deberse a traumatismos oculares previos o por infecciones crónicas.

Ocasiona un problema importante en la agudeza visual y puede ser un factor de riesgo para el rechazo inmune en la queratoplastia.

Queratocono

Es una de las enfermedades corneales más frecuentes. Se trata de una degeneración que provoca un adelgazamiento corneal o ectasia. Esta enfermedad produce una pérdida de visión paulatina.

No existe una causa concreta por la que se desarrolle, pero se sabe que influyen factores genéticos y ciertas actitudes, como frotarse los ojos, que pueden desencadenar su aparición. Su tratamiento depende de la fase en la que se encuentre, por ello es importante la detección precoz

Distrofia de Fuchs

Es una de las enfermedades más frecuentes del endotelio, la capa más profunda de la córnea. La función de esta capa es mantener la córnea transparente y deshidratada (sin edema). Cuando existe esta enfermedad, la córnea toma una apariencia más esponjosa y opaca.

La distrofia de Fuchs puede ser hereditaria y su tratamiento en algunos casos es el trasplante endotelial.

 

 

Si deseas más información sobre las enfermedades de la córnea y sus tratamientos, ponte en contacto con nuestro equipo para analizar tu caso.

En la Clínica Medina en Tenerife contamos con los mejores profesionales de la Oftalmología, quienes te ofrecerán una atención personalizada y de calidad.

Más post que podrían interesarte

TU CLÍNICA EN TENERIFE
En la Clínica Medina ponemos a tu disposición tratamientos especializados en oftalmología y medicina estética facial.
Contacta con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.
PIDE UNA CITA