Nuestra piel pierde elasticidad con la edad, porque a medida que pasan los años disminuyen la regeneración natural del colágeno y la elastina.

Se trata de un proceso natural que nos afecta a todos, pero la buena noticia es que se puede recuperar la firmeza y el volumen perdido, con tratamientos médico-estéticos faciales, como los rellenos, que no requieren de una cirugía, son mínimamente invasivos y ofrecen resultados muy efectivos.

En el post de esta semana te contamos cómo rejuvenecer el rostro y retrasar los signos del envejecimiento de la piel con los rellenos faciales.

¿Qué son los rellenos faciales?

Los rellenos faciales consisten en la infiltración de sustancias de relleno en el rostro, como el ácido hialurónico, hidroxiapatita cálcica (o Radiesse), con la finalidad de devolver la luminosidad y elasticidad a la dermis y epidermis, ya que ayudan a elevar las zonas hundidas, sin la necesidad de entrar en el quirófano.

Estos rellenos son biocompatibles, reabsorbibles y perduran hasta un año tras su inyección. Garantizan la obtención de resultados naturales y visibles, de forma inmediata, desde la primera sesión.

Se deben emplear, sin excederse, para evitar romper la armonía del rostro. Pueden aplicarse en cualquier zona hundida de las facciones, aunque las zonas más demandadas para eliminar arrugas o dar volumen son: ojeras, nariz, contorno labial, líneas de marioneta, pómulos, mejillas y mentón.

Diferencias de rellenos faciales y las neurotoxinas

Como su propio nombre indica, los rellenos faciales, a diferencia de otras técnicas como la neurotoxinas, rellenan determinados puntos del rostro, como pueden ser las arrugas o surcos faciales.

En el caso de las neurotoxinas, son sustancias que se infiltran en los músculos faciales para debilitarlos y disminuir de esta forma las arrugas.

Por tanto, los rellenos faciales actúan de manera diferente. Sus propiedades hidratantes, que aportan elasticidad y promueven la activación del colágeno, se introducen directamente en la piel, o bien en el espacio comprendido entre la piel y el músculo, así no provocan ninguna reacción directa en la musculatura del paciente.

Ventajas de los rellenos faciales

En el tratamiento con rellenos faciales se pueden usar diferentes tipos de ácidos hialurónicos, que se encuentran de forma natural en nuestro organismo. Sus distintos grados de densidad hacen posible corregir diferentes problemas:

  • Los ácidos hialurónicos menos densos aportan especialmente hidratación y mejoran la calidad de la piel de forma notable. Un ejemplo son los Skinboosters.
  • Por su parte, los de alta densidad sirven para reponer el volumen en las áreas donde se ha perdido.

Estas son las principales ventajas de los rellenos faciales para el rostro:

  • Debido a que el ácido hialurónico es una sustancia presente en nuestro organismo, los rellenos son fácilmente asimilables y no suelen generar rechazos.
  • Contribuyen a lograr una mayor luminosidad y elasticidad de la piel, al mejorar la síntesis del colágeno y la elastina.
  • Gracias a la capacidad de sus moléculas para retener agua, se consigue hidratación, frescura y volumen natural. En definitiva, se revitaliza la piel.
  • Se disimulan las bolsas de los párpados, lo cual aporta rejuvenecimiento a la mirada.
  • Se atenúan, tanto las marcas y líneas de expresión más leves, como las más profundas, tales como cicatrices causadas por el acné.

Procedimiento de los rellenos faciales

El ácido hialurónico u otras sustancias de relleno se infiltran fácilmente a nivel superficial, a través de inyecciones, con anestesia local o tópica en la consulta, en sesiones de 15 – 45 minutos, dependiendo de las zonas que se quieran tratar.

La visibilidad del efecto tras su aplicación es prácticamente inmediata, aunque será temporal (de entre ocho y diez meses) porque son sustancias reabsorbibles.

Los resultados se pueden mantener en el tiempo con tratamientos repetidos y combinados.

Los pacientes retoman su vida normal tras la sesión, aunque es recomendable utilizar protección solar los días posteriores si existen hematomas.

Los efectos secundarios son prácticamente inexistentes y dependerán de la sensibilidad de la piel de cada persona. Podrían aparecen leves hematomas o inflamación en la zona tratada, pero irán desapareciendo pasadas unas horas.

Si deseas más información sobre los rellenos faciales, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales.

En la Clínica Medina en Tenerife contamos con los mejores profesionales de la oftalmología y de la medicina estética facial, quienes te ofrecerán una atención personalizada y de calidad.

Más post que podrían interesarte

TU CLÍNICA EN TENERIFE
En la Clínica Medina ponemos a tu disposición tratamientos especializados en oftalmología y medicina estética facial.
Contacta con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.
PIDE UNA CITA