El paso del tiempo deja su marca en nuestra piel, manifestándose de diversas formas, siendo las arrugas uno de los signos más evidentes del envejecimiento cutáneo. Sin embargo, la buena noticia es que podemos influir en este proceso y postergar la aparición de las líneas de expresión.

A continuación, te explicamos cómo prevenir las arrugas a través cuidado facial y los tratamientos de medicina estética facial más efectivos para retrasar los signos de la edad.

Cómo cuidar la piel para prevenir las arrugas

La prevención de arrugas comienza con hábitos diarios que nutren y protegen la piel. Con estos cuidados básicos, estarás dando los primeros pasos hacia una piel más resistente al paso del tiempo:

  • Dieta balanceada: Mantén una alimentación equilibrada, rica en frutas, verduras y alimentos con antioxidantes para proporcionar a tu piel los nutrientes necesarios para preservar tu juventud.
  • Hidratación adecuada: Asegúrate de consumir suficiente agua a lo largo del día para mantener tu piel hidratada.
  • Limpieza y exfoliación regular: Limpia tu piel suavemente para eliminar impurezas y utiliza un exfoliante de forma periódica para promover la circulación sanguínea y la renovación celular.
  • Protección solar diaria: Protege tu piel de los dañinos rayos UV utilizando protector solar diariamente, incluso en días nublados.
  • Descanso nocturno suficiente: Asegúrate de dormir las horas necesarias para permitir que tu piel se regenere durante la noche.
  • Gestión del estrés: El estrés puede aumentar la producción de hormonas como el cortisol, que pueden dañar la piel y empeorar la apariencia de esta.
  • Productos de cuidado de la piel adaptados: Utiliza productos específicos para tu tipo de piel y edad, prestando especial atención a ingredientes como el retinol, vitamina C y ácido hialurónico.

Además, ten en cuenta que para cuidar y preservar la juventud de tu piel lo máximo posible, es necesario abstenerse de hábitos perjudiciales que aceleran el envejecimiento cutáneo.

Tratamientos faciales para prevenir los signos de la edad

Recuerda que el mejor tratamiento para las arrugas es la prevención. Cuanto más pronunciadas sean las líneas de expresión, más difícil será deshacerse de ellas. Por ese motivo, te presentamos los tratamientos faciales más efectivos para retrasar la aparición de signos de la edad.

Lifting facial sin cirugía

El lifting facial sin cirugía se basa en la aplicación de sustancias que inducen leves parálisis musculares, alterando la unión neuromuscular. Este procedimiento busca un rejuvenecimiento facial al inyectar estas sustancias en pequeñas cantidades. Su acción relaja la musculatura, estirando nuevamente la piel y reduciendo líneas de expresión, especialmente en el entrecejo, la frente y el contorno de ojos.

La principal ventaja de este tratamiento en medicina estética es su capacidad para reducir los signos visibles del envejecimiento facial sin necesidad de intervenciones quirúrgicas más complejas, como el tradicional lifting. Proporciona una apariencia juvenil y fresca, eliminando la fatiga facial, y va más allá de la estética, abarcando aspectos del bienestar del paciente.

No es necesario esperar a que las arrugas sean prominentes, pudiendo iniciar el tratamiento desde los 25 o 30 años para prevenir la formación de pliegues y surcos visibles.

Mesoterapia facial

La mesoterapia facial se erige como un aliado indispensable para devolverle a la piel del rostro su uniformidad, firmeza y luminosidad, especialmente a partir de los 30-35 años. Este tratamiento médico estético no solo actúa como un escudo preventivo contra el envejecimiento, sino que nutre, hidrata y rejuvenece la piel, estimulando la producción de colágeno y retrasando así la aparición de arrugas y líneas de expresión.

Indicada para hombres y mujeres con diferentes tipos de piel, ya sea joven, desvitalizada, con flacidez, arrugas o manchas, este procedimiento implica infiltraciones superficiales de sustancias nutritivas y revitalizantes, como ácido hialurónico, vitaminas y antioxidantes. Este cóctel favorece la circulación sanguínea de la piel y combate la oxidación celular, contribuyendo a la prevención de arrugas.

La mesoterapia facial es un procedimiento simple, seguro y mínimamente invasivo. Aunque suele ser indolora, en áreas más sensibles se puede aplicar una crema anestésica sobre la piel para mayor comodidad del paciente.

Dermapen facial

El tratamiento con Dermapen es considerado como el lápiz que borra cicatrices y arrugas. Este tratamiento actúa de manera natural, estimulando la producción de colágeno y elastina, logrando una notable mejora en la calidad y textura de la piel, resultando en un cutis más terso y firme.

El tratamiento implica la aplicación de múltiples microinyecciones superficiales con el Dermapen, que contiene diminutas agujas en su punta. Estas agujas trabajan a alta velocidad, alcanzando la profundidad deseada sin causar daño a la epidermis. A través de estas micropunciones, los activos como vitaminas, péptidos o ácido hialurónico penetran eficazmente en la piel, estimulando la producción de colágeno y elastina para una regeneración celular significativa. La piel aumenta su capacidad de absorción, maximizando el impacto de los productos introducidos.

Este proceso de regeneración celular no solo combate los signos visibles del envejecimiento, sino que también fortalece la estructura cutánea, haciendo que la piel sea más resistente a la formación de arrugas y líneas de expresión.

El tratamiento es recomendado a partir de los 25-30 años y es apto para áreas como el contorno facial y las zonas más delicadas del rostro, como la región periocular. Además, es seguro para todos los tipos de piel, incluidos los más oscuros, lo que lo convierte en una opción versátil para multitud de personas.

Rellenos faciales

Los rellenos faciales son un procedimiento que implica la infiltración de sustancias de relleno, como el ácido hialurónico o la hidroxiapatita cálcica (inductores de colágeno), directamente en el rostro. Su propósito es restaurar la luminosidad y elasticidad de la dermis y epidermis, actuando como una suerte de elevador para las áreas que han perdido firmeza, todo ello sin necesidad de recurrir al quirófano.

En el tratamiento con rellenos faciales, la elección de diferentes tipos de ácidos hialurónicos, presentes de forma natural en nuestro organismo, es clave. Los de menor densidad aportan hidratación y mejoran notablemente la calidad de la piel, mientras que los de alta densidad reponen el volumen en áreas donde se ha perdido.

La biocompatibilidad y capacidad de reabsorción de estos rellenos aseguran resultados naturales y visibles desde la primera sesión, perdurando hasta un año tras la inyección. Este fenómeno inmediato se debe a que los ácidos hialurónicos o sustancias de relleno se infiltran superficialmente mediante inyecciones, con anestesia local o tópica en la consulta, en sesiones que varían de 15 a 45 minutos, según las áreas a tratar.

La visibilidad instantánea del efecto es temporal, con una duración de entre ocho y diez meses, ya que estas sustancias son reabsorbibles. Sin embargo, la clave para prevenir la aparición de arrugas radica en la posibilidad de mantener los resultados a lo largo del tiempo con tratamientos repetidos y combinados. Estas infiltraciones no solo corrigen los signos del envejecimiento, sino que también actúan como una defensa activa, proporcionando a la piel la hidratación y volumen necesarios para resistir el paso del tiempo.

Si deseas más información sobre cómo prevenir las arrugas o cualquiera de estos tratamientos de medicina estética facial, ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales.

En la Clínica Medina en Tenerife contamos con los mejores profesionales de la oftalmología y de la medicina estética facial, quienes te ofrecerán una atención personalizada y de calidad.

 

TU CLÍNICA EN TENERIFE
En la Clínica Medina ponemos a tu disposición tratamientos especializados en oftalmología y medicina estética facial.
Contacta con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.